¡No soy un sol!

Soy un sol porque hago de la comprensión, la paciencia y la empatía, mi sello personal. Todos lo ven, lo notan y lo hacen saber, pero, ¿lo valoran? ¿Es suficiente para alguien? ¿Acaso esas son virtudes que solo ven aquellos quienes comparten un lazo de amistad conmigo?

Brillo con una luz tan intensa como la de la estrella más grande la galaxia, pero me veo ensimismado porque nadie puede alcanzarme o mis rayos no llegan a ellos. Te he extendido mis brazos, mi corazón y mi alma, pero no logro arroparte y me acompañes cuando deba esconderme en el ocaso del día y la llegada de la noche, fría, romántica, pero al mismo tiempo solitaria y urgida de calidez.

No quiero ser el sol que solamente marca tu hoja de ruta, la que te ayuda ver con mayor claridad tu panorama, quiero más, quiero recorrer contigo el sendero, iluminar juntos un camino, que pudiera tener ramas, pero que al final siempre se encuentran, que sean cómplices y amantes de una misma órbita, de una misma luz, de un mismo calor.

Definitivamente no soy un sol, tampoco brillo, ni siquiera soy grande y mis rayos no iluminan más que mis ideas, soy imperfecto, sin un camino definido, sin un sol que me ayude a ver entre tanta oscuridad, entre tanta niebla. No lo digas, no lo repitas, no soy un sol.

 

De un anónimo para un anónimo.

div{float:left;margin-right:10px;}
div.wpmrec2x div.u > div:nth-child(3n){margin-right:0px;}
]]>

Anuncios

Visita el artículo original en: https://desdeelrincon.wordpress.com/go/sin-categoria/no-soy-un-sol/

 

Author: admin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *